•  14 de Noviembre del 2018

Las fortificaciones militares de La Línea se incorporan a partir de 2019 a la Red Europea de Fortificaciones Fortecultura

Redacción -

La entidad Centro de Cooperación Europea del Patrimonio Fortificado (ECCOFORT) y el Ayuntamiento de la Línea de la Concepción acuerdan que las fortificaciones del istmo linense formen parte de la ruta europea Fortecultura. Así lo ha anunciado la concejal delegada de Turismo, Maite García Mellado, quien ha precisado que esta incorporación será efectiva a partir del próximo mes de enero.

Esta decisión tiene su origen en el trabajo desarrollado por los técnicos de Turismo y en la visita a la ciudad, el pasado mes de septiembre, de una decena de expertos en fortificaciones y miembros de varias sociedades de fortalezas nacionales procedentes de países como Estados Unidos, Australia, Alemania, Suiza y Ucrania. Durante la visita, el vicepresidente de ECCOFORT y miembro de ICOMOS, Hans Neuman, ofreció al municipio convertirse en miembro del proyecto denominado Fortecultura, mediante el cual se implementan acciones encaminadas a la puesta en valor y el fomento del turismo cultural de fortificaciones, incluyendo los recursos de este tipo bajo una única marca europea de calado internacional. Uno de sus objetivos principales es presentar la "Arquitectura Militaris", bajo una marca turística uniforme que le confiera la identidad propia frente al desconocimiento existente, desarrollando un turismo cultural sostenible. En la ruta constan ya más de 30 socios y participantes y en estos momentos su radio de acción se encuentra en plena expansión, lo que demuestra la efectividad del trabajo llevado a cabo.

García Mellado ha resaltado la importancia de formar parte de un proyecto de esta envergadura: “un proyecto que significa hacer visible nuestro patrimonio a nivel internacional y participar de rutas europeas que posibiliten el acceso a diferentes segmentos de mercado con una oferta selectiva al público objetivo”, manifestó. La edil considera que con esta iniciativa se aporta a La Línea “un germen serio de desarrollo del turismo cultural de fortificaciones. La ubicación geoestratégica de la ciudad ha propiciado a lo largo de la historia que, de forma reiterada, se blindase el istmo con fortificaciones y gracias a ello, contamos hoy con ejemplos como Torrenueva, los restos del Fuerte de santa Bárbara y un sistema de búnkeres sin igual en toda la península. Se da además la circunstancia de que La Línea linda con el territorio británico de Gibraltar, otrora, llave del Mediterráneo. Dicho esto no podemos más que congratularnos porque los artífices de un proyecto de este calado se interesen por nuestras fortificaciones y esperamos que pronto podamos recoger el fruto de esta iniciativa”.