•  11 de Diciembre del 2018

Los profesores interinos del IES Antonio Machado ejercieron el jueves de nuevo su derecho a la huelga reivindicando estabilidad

Redacción -

Los profesores interinos del IES Antonio Machado ejercieron el pasado jueves su derecho a la huelga reivindicando estabilidad. La fórmula empleada, la gran implicación por parte del profesorado, en su gran mayoría interino, que entregan diariamente su vocación a su alumnado. Un centro educativo de difícil desempeño que sufre año tras año la renovación de su plantilla casi al completo, siendo ello principalmente debido a la itinerancia a la que está sometido el grueso del equipo educativo.

Haciendo alarde al lema "Quienes están se quedan", que lleva encabezando las movilizaciones iniciadas por el personal interino docente andaluz desde el mes de febrero, gran parte del claustro del IES Antonio Machado ha ejercido hoy su derecho a huelga, queriendo demostrar con ello su deseo de continuar con los proyectos educativos que han iniciado este curso, de seguir enseñando a sus alumnos y alumnas, de mantener la coordinación con las familias de estos... en definitiva, una forma de protesta colectiva en contra de un sistema educativo de acceso que nos obliga a demostrar cada dos años cuan conocimientos (inaplicables en la mayoría de los casos para el desarrollo personal y académico de nuestro alumnado) almacenamos.

Una lucha que pretende un plan de estabilidad para el profesorado interino, alejado de una oposición-concurso subjetiva, azarosa y contraria a la contratación de buenos profesionales de la docencia, ya que el principal instrumento de evaluación es la realización de exámenes memorísticos y eliminatorios, no contemplando la experiencia docente hasta que no has "clavado" el tema al gusto del tribunal.

A pesar de poder sentir alegría por el reconocimiento estatal, hoy las clases del Instituto Antonio Machado están de luto por la ausencia de sus profesores y profesoras. Un centro que por sus especiales características necesitaría una plantilla aún más estable, se encuentra con sus profesionales obligados a "abandonar" las aulas para someterse dentro de unas semanas a las pruebas de evaluación que su empleadora -Junta de Andalucia- les obliga si desean mantener sus puestos de trabajo.