•  2 de Diciembre del 2022

Cancelan las operaciones y cierran los quirófanos del hospital Linense por la presencia de roedores

Redacción -

  • Lo más grave del caso es la reincidencia, ya que no es la primera vez que esto ocurre.
Hospital de La Línea
Hospital de La Línea / Foto RF

Izquierda Unida ha remitido a este medio que "en el día de ayer tuvieron constancia de la alarmante noticia de la suspensión, por parte del Servicio Andaluz de Salud de las intervenciones previstas para la tarde del pasado martes en los quirófanos del hospital de La Línea, ante el aviso de presencia de roedores en las inmediaciones de estas instalaciones".

Aunque desde el SAS se encargaran ayer de minimizar ante la opinión pública estos hechos, expresando que siguen todos los controles de limpieza oportunos, sí es cierto que al tratarse de un edificio obsoleto, en cuyas instalaciones e infraestructuras apenas se ha invertido en mejoras, hace que sea susceptible de la presencia de plagas de roedores e insectos.

A esto se une que las condiciones de higiene que se ofrece a los usuarios y usuarias no es la más idónea, según los trabajadores de la empresa de limpieza, ya que esta empresa no cubre bajas, jubilaciones ni vacaciones, teniendo estos trabajadores que doblar sus esfuerzos.

"Cada día que pasa se hace más necesaria la puesta en funcionamiento del Hospital nuevo". Por ello Izquierda Unida solicita, por el bien de los ciudadanos y ciudadanas de La Línea, San Roque, Castellar y Jimena, que desde el Ayuntamiento y Mancomunidad se ejecute cuanto antes las obras de saneamiento de este futuro centro sanitario comarcal del SAS. El Ayuntamiento es el único culpable de que no sepamos el destino de los 1,4 millones de euros de la licencia de obra para la construcción del nuevo hospital; dinero que, en caso de disponerse de él, se podría haber acometido esta obra hace mucho tiempo.

El Ayuntamiento sigue acumulando retrasos en este sentido, por lo que debe dejarse de reproches y sollozos a la Junta de Andalucía, y trabajar para solventar los problemas administrativos y acometer la urbanización del entorno del futuro hospital cuanto antes.

En Izquierda Unida, si querer ser agoreros, nos tememos que terminará otro año, el 2016, sin ver en funcionamiento este hospital.