•  19 de Noviembre del 2019

40 aniversario de la Constitución en La Línea de la Concepción

Redacción -

Javier García Rodríguez

Sin duda, ha sido una semana intensa para nuestra ciudad y también para nuestro país. Semana de celebraciones y de conmemoraciones. Tiempo para celebrar, conmemorar y ahora que han pasado estos días para reflexionar.

Sin duda es una semana grande en la que los linenses mostramos lo mejor de esta ciudad y nuestra mejor cara para los que nos visitan, a excepción de algunos medios de comunicación que se ponen una venda en los ojos para no cambiar un guion preconcebido y miserable que hunda más si cabe a nuestra ciudad, sin haber contrastado la información y utilizando todo lo amarillo de un periodismo sensacionalista que utiliza la mezcla de lo patriótico con la miseria dejada por los sucesivos gobiernos para obtener índices de audiencia sin importarles las caóticas consecuencias que van dejando programa a programa, y que generan una imagen ya estigmatizada difícil de contrarrestar por nuestros propios medios.

Pero sin duda esta semana ha sido una semana grande, hemos celebrado el 40 Aniversario de nuestra Constitución, la de 1978, la que ha sido y es la referencia principal en las reglas de convivencia de nuestra sociedad. Aquel texto que se redactó con el esfuerzo generoso de los representantes de las distintas opciones políticas que después de la dictadura pudieron participar de la vida política de nuestro país. Hubo padres de la constitución y representantes políticos que pusieron todo su esfuerzo en que ese paso de la dictadura a la democracia se hiciera por cauces que no reventaran la convivencia de una sociedad dividida, su altura consiguió resultados que hicieron crecer a nuestro país. Personas referentes, reconocidas en sus pueblos y ciudades. Sin duda un ejemplo para los que hoy nos dedicamos a la política.

Pues bien, celebramos el 40 Aniversario de la Constitución en nuestra ciudad con desfile militar incluido y homenaje a nuestra bandera y no hemos sido capaces de recordar al único linense Senador Constituyente en 1978, Don José Luis Villar Cerón, cuando se aprobó nuestro texto de referencia.

Sin duda quien quiere liderar y encabezar los designios de nuestra ciudad no debe olvidar la historia de la gente significativa y referente en nuestra ciudad, nuestro linensismo debe comenzar por el reconocimiento de tantos linenses ilustres sin excepción.

En esta Línea de la Concepción donde nuestro sentimiento linense es un orgullo, donde queremos mostrar todo lo bueno que llevamos dentro y no somos capaces de reconocer y recordar a los que desde el consenso y la unidad pusieron los cimientos de una España mejor, mucho me temo que ese espíritu de consenso logrado por todas las fuerzas políticas en los años 90 queda lejos de las expectativas de los ciudadanos.

Don José Luis Villar Cerón se merecía simplemente ser recordado, solo así recordando a los que forman parte de nuestra reciente historia podremos seguir construyendo nuestro futuro sin caer en el desánimo. En este 40 Aniversario de la Constitución, podemos decir un linense estuvo allí.