•  21 de Octubre del 2019

El equipo de gobierno apoya el mantenimiento de los puestos de trabajo de la plantilla de la Escuela Infantil La Atunara

Redacción -

El alcalde, Juan Franco, y el concejal delegado de Educación, Sebastián Hidalgo, han realizado esta mañana una visita a la Escuela Infantil La Atunara para manifestar apoyo municipal a sus trabajadoras ante la situación de incertidumbre sobre la continuidad o no de sus puestos de trabajo. El alcalde ha anunciado además que planteará al pleno de julio una moción en favor de estas trabajadoras al entender que su reivindicación es justa. El centro goza de una excelente reputación, tanto en la barriada como en el resto de la población.

Según explicó la directora del centro, María José Vega, tras el anuncio realizado por la Junta de Andalucía de asumir directamente la gestión de las guarderías hasta ahora concertadas con empresas, desconocen si el gobierno autonómico subrogará a la actual plantilla: “no tenemos información ninguna. Solo sabemos objetivamente que el 31 de julio acaba la relación laboral de nuestra empresa con la Junta de Andalucía y que la escuela infantil empieza a funcionar el 1 de septiembre, pero hasta el día de hoy no sabemos qué va a pasar con los puestos de trabajo”. Vega manifestó además que algunas de estas personas llevan trabajando en dicha escuela desde sus inicios hace veinticinco años.

El origen de este centro está en el año 1994 cuando el Ayuntamiento de La Línea de la Concepción decidió poner en funcionamiento lo que entonces se conoció como Guardería Municipal Atunara. El edificio fue construido y dotado por la Junta de Andalucía y cedido al consistorio.

Para acceder al concurso de la gestión fue condición indispensable constituirse en cooperativa sin ánimo de lucro. Ocho mujeres de La Línea, con titulaciones que iban desde técnico superior en jardín de infancia, a maestras de Educación Infantil, psicólogas, etc., formaron la cooperativa Bebé Línea S.C.A., algunas de las cuales aún siguen formando parte de la plantilla. Esta cooperativa estuvo gestionando el centro en sucesivos concursos hasta el curso 2006 -2007, año en el que en el mes de noviembre el gobierno local decidió unilateralmente romper su relación con la Junta de Andalucía en cuestiones de gestión de servicios sociales.

En aquel momento, el Instituto andaluz de servicios sociales (IASS) se puso en contacto con la cooperativa para ofrecerles la gestión del centro directamente, opción que aceptaron y que se prolongó hasta el curso 2008 -2009, cuando la política de concursos del gobierno autonómico cambió, dando mayor puntuación a las empresas que gestionaran con presupuestos inferiores a los establecidos. Desde ese año el personal pasó a formar parte de la plantilla de Asisttel Servicios Asistenciales de Tomares (Sevilla), empresa que subrogó a las trabajadoras, respetando su antigüedad y salario, tal y como establece el Estatuto de los Trabajadores.

El mes de mayo pasado supieron a través del sindicato CCOO que la Junta de Andalucía dejaría sin concurso a las cinco escuelas infantiles con el mismo perfil (edificio de la Junta, total de plazas públicas pero con gestión privada) porque no era legal que estuvieran gestionadas por empresas externas. Asisttel también gestiona dos centros de los cinco que están en la misma situación que terminan su relación laboral con la junta de Andalucía el próximo 31 de julio y desconocen qué ocurrirá con sus trabajadores pues no tienen la opción de seguir trabajando para la empresa actual con otras funciones o en otros centros, ni cobrar los finiquitos que les corresponden, ya que supondría la quiebra de la empresa.

La Línea cuenta con trece trabajadoras, el 95 por ciento con contrato indefinido y una media de antigüedad de veinte años.